Todos preguntan por Javkin

Ser “Testigo y Memoria” de muchos acontecimientos de la ciudad, la región, el país, lleva a que las cosas se miren desde una distancia diferente.

Todos me preguntan por Javkin como si yo supiese y en rigor solo sé que nada sé y, para concluir con estos robos tan claros : Javkin es un animal político. Fuera de las citas socráticas y aristotélicas, los griegos, al cabo, el tema es que uno debe entender cuestiones desde el origen. Es un río diferente ( ejem) pero es EL río.

Javkin está en el río, se baña hace muchos años, es un animal político que tenía militancia -que yo recuerde – desde tercer año del colegio secundario (Superior de Comercio). Tal vez antes. Radicalismo.

Debe su vida a la tenacidad de su madre y de Dios, a partes iguales, después de un accidente que se insiste: no fue mortal porque Dios y Mirtha Guelman no quisieron.

Su mamá es contemporánea, cerebro brillante y tenacidad fueron lo suyo. Doy fe, amplia fe. Pablo es su cría. También de su padre, pero el viejo Javkin (otro contemporáneo) custodia las espaldas de todo el “equipo”, cada cual con su tarea.

El punto de cruce es el pase de “integrante de cuerpos deliberativos” a la soledad del ejecutivo. Allí deberíamos pararnos. Hay una “pasantía” como miembro del ejecutivo de la señora Mónica Haydee Fein, la nicoleña. Dos veces intendente de Rosario. Nadie memora su paso junto a La Carrió. Mejor.

Javkin llega a la intendencia después de ganar una durísima interna con una militante socialista que era originaria y perteneciente al cuerpo mas selecto del socialismo. Verónica Irízar.

El socialismo no quería a Javkin, dineros y dineros de Lifschitz fotos y fotos con la Irízar. Perdió. Pablo le ganó al “aparatito “ de Miguel. Ni olvido ni perdón de ambos lados.

Los socialistas no se fueron, rodearon la casamata de Javkin  sin apoyarlo, solo exigiendo. La burocracia que no desmanteló es la que le cuenta los porotos, los sueldos, los subsidios y las declaraciones.

Javkin es intendente de Rosario porque Sukerman, del frente peronista, era un pésimo candidato. En Rosario perdió el candidato a Gobernador (Bonfatti) y la candidata a Senadora, la Fein. El socialismo perdió la provincia, la senaduría y conservó la ciudad. Javkin fue mas que Sukerman. Rosario lo decidió.

El peronismo, con una lista desastrosa, obtuvo para diputados provinciales menos votos que Amalia Granata. Lifschitz se quedó con la Cámara de Diputados por paliza y con un buen pacto con la Cámara de Senadores provinciales pensaba co-gobernar contra Perotti. Quería ser nuevamente Gobernador. Lo hubiese sido, según las encuestas, todos lamentan su muerte.

Rosario era central a esta ingeniería. Lifschitz mandaba a sus carteros personales (Lamberto y Joaquín Blanco Junior, después se incorporó Enriquito Estévez, portador de apellido) que ponían “a parir”, como dicen los españoles, al recién electo intendente Javkin… que no les hacía caso… pero Lifschitz era poderoso y creía que Javkin era tan inepto como su antecesora… y tan obediente.

Repito, para que lea quien tiene que leer, que Javkin no les hacía caso. El poder de esos muchachos, como todo el poder del socialismo, cuando una bacteria intra hospitalaria sumada a La Peste mató a Lifschitz,  terminó su giro. Desde 1990 hasta la muerte de Lifschitz. Hoy nada queda en la casa natal (tango). Esos pibes quieren, biológicamente, sentirse parte de un estado político activo en enero del 2024. Es dura la calle.

El sur, tantas veces escribo, tantas veces deberé escribirlo, tiene el 60% de los votos y un solo candidato a todo: Javkin (estamos hablando del Frente Antiperonista… ¿se entiende?)

Pablo Lautaro tiene, desde donde miro el sur provincial, un defecto profundo que será difícil que lo supere: no le gusta enojarse al extremo de la ruptura. Si fuese peronista uno le diría: para hacer una buena tortilla se necesita…

Un punto aquí. Javkin nunca, de los nunca, de los nunca será peronista ni armará alianza con el peronismo ¿Otra vez, se entiende?

Hoy Javkin podría ser, repito el tiempo: “podría” ser candidato otra vez a Intendente de un Súper Frente, Candidato a Gobernador de un Súper Frente y una remota locura que urden cerca de Larreta que no me animo a mencionar.

Javkin parecería un jugador de ajedrez de mucho medio juego, hay pocos “jaque mate” por ahora. La Peste fue un problema local, provincial, nacional, mundial, pero a nosotros, los argentinos, nos eliminó las culpas. Cuidado: hay culpas.

Mientras tanto “debería ejercer” la Intendencia donde el tema es difícil. Javkin no denunció los líos económicos que dejó la Fein (Muni fundida, se entiende… fundida) por tanto no puede quejarse, solo pagar y poner el pechito a: TUP, Paritarias Municipales, ñoquis y contratados del socialismo, pactos con Roy López Molina y Ciudad Futura que es bueno y es malo, pactar con los de mas a la derecha y los de mas a la izquierda lleva a cuestiones que terminarán cruzándose. Basuras, taxis, descontrol ambiental… y el medio ambiente del narcopoder que las tropas federales no frenan, las provinciales menos y que le servirían para enojarse mucho y muy mucho.

En el 2021 apareció una señal clarita / clarita. Derecha, Peronismo y Javkin sacaron la misma cantidad de concejales. Javkin no ganó. Seisas, Anita y Cavatorta, tres tiros por un peso.

Desde el concejal del mondongo, a la empresaria periodística, varios trebejos se juegan en el 2023. Megna y Rueda. Hay otros mas, tan conspicuos como los mencionados.

Hay un Elefante Muerto en el centro de la ciudad: Edificio La Favorita. Ya estamos cerca de la ineptitud para resolverlo. Conozco gente y posibilidades –  privadas – y conozco proyectos – estatales. Las conozco ( a las intenciones) y las he avisado. No quieren o no pueden por ineptos, táchese lo que no corresponde.

El Elefante Muerto es la prueba inatajable de la mala decisión socialista con el Transporte, que Javkin no arregló. El socialismo quiso matar al Centro de Rosario, ya lo tiene en terapia. Sin transporte no hay circulación, sin circulación no hay comercio, sin comercio no hay ciudad.

Las construcciones en altura en Fisherton hablan de un yerro urbanístico, imperdonable en una ciudad de llanura.

Todos, absolutamente todos, para esta segunda mitad de febrero, esperan una foto: Javkin, Larreta, Manes, Lousteau. Se agregaría la Losada (ya hay fotos con Carolina, ambos leprosos congénitos). Quedarían fuera Bonfatti (está en fotos con familiares de los monos) y Pullaro, que quiere otra foto. Agrego: hay una “pata peronista” que quiere ir a la foto. Tal vez.

Todos preguntan por Javkin y advierto: los peronistas también, ya que una cosa es con Lautaro quieto y otra con Lautaro moviéndose. Hoy, por hoy y solamente por hoy: Javkin debe gobernar… y que se note. Hay quienes ayudarán y quienes no. Desde dentro… y de afuera.

Es necesario una sencilla ceremonia: todos los que lean y después escriban sobre temas políticos regionales están autorizados a tomar una frase, un concepto, algo, poco o mucho, sin necesidad de citarme o avisarme. Es lo usual. Sigan mi consejo, escriban lo siguiente: ”Yo… yo de Javkin no se nada”.