Milei y el paracaidista polaco

Un interesante intercambio de mensajes, después de la nota donde hablo del presidente y sus mensajes en redes sobre Lali Espósito y López Murphy, sirve a esta reflexión. El intercambio fue este.

…¿Por qué hablar de sus cuestiones (discusiones) con una cantante y un político de amplio rechazo histórico…?…/¿Cómo asir a un personaje que goza siendo estrafalario?… eso digo / Estrafalaria no es una de las  posiciones políticas clásicas…/…Parecería una frase para analizar el Kama Sutra…/ No te enojes, intento aproximaciones…/ Estamos construyendo un contra relato del monstruo que se arma con una teoría liberal declamada y un manejo ortodoxo de la economía capitalista que, “cuidadoooo”, nos lleva al “Alvearismo” y la Argentina del 1920, con 10% de ricos y el resto inmigrantes y pobrerío rural y no se qué de valioso, para analizar esta coyuntura, tiene su comportamiento sexual, si de eso se trata…/ pero es que parto de este punto: no sirven los ejes de análisis del siglo XX…/ Ah…. Bueno… Ahora me pregunto qué habrá sido de la sexualidad de Cristina; Alberto , Kicillof… y de sus traslados a la política, creo que es mejor hablar simplemente de política…/ La Peste cambió los hábitos y claramente modos, usos y costumbres, ya no alcanzan aquellas categorías claras, hay cierta neblina sobre sus características…/ Creer que por sus berrinches infantiles, creer que por  allí pasan los problemas de Argentina es demasiado simplista…/ De acuerdo, pero hay que explicar los hábitos de vida, los de higiene, sus relaciones públicas, que son francamente diferentes…/…El pelo minuciosamente descuidado al punto de usarse como distintivo (le dicen “El Peluca”) no define lo que hace con los gremios y los impuestos coparticipables y menos importancia en sus definiciones sobre distintas personas públicas que son de suicidio…/ …Creo que puede tener esas resoluciones en política económica Nación versus Provincias porque no tiene espalda política, sino de impacto masivo logrado y mantenido con sus adjetivaciones y sus desplantes; su espalda es el grado de conocimiento y sus arrebatos artificialmente juveniles, es peligroso, tal vez desatinado decirlo, pero divierte a ciertos grupos juveniles y el voto de 18 a 35 es mayoritario, la gente con mucho Siglo XXI para gastar se divierte…/ Si… y no. Su espalda es la falta de una oposición organizada…/  Corrijo, creo que su existencia es por la falta de una oposición organizada, de un pensamiento progresista y tranquilo…/ ya vuelven los sueños imposibles, el peronismo no es eso…/ bueno… pero el peronismo, desde febrero de 1946, acaso desde antes, deja una impronta que define el país hasta hoy…/ cerremos esto: Justicia Social…/ Son dos palabras…/ Mas allá de los devaneos, noviazgos y el peinado con Spray el eje está allí, en esas dos palabras: Justicia Social…/ Milei es un fenómeno que es mucho mas que eso…/ el faltante de la Justicia Social, la charlatanería, la desviación de ése eje lo crearon…/…de nuevo simplismo: hay una corriente mundial,  un nuevo eje de petróleo, litio, mares como carreteras y conflictos bélicos como males necesarios que lo explican de otro modo…/ No aceptar que la misoginia, la distinta sexualidad, el manejo de las relaciones humanas diferentes, la autopercepción del cuerpo del modo que se quiera, pero distinta, muy diferente a lo que se imponía socialmente es importante…/  Si, pero no. Gobernar no es eso…/ Gobernar es exhibir… mostrar…/…Y realizar. Lo que valen son los hechos: “Res non Verba”…/ Si Milei sabe ése latinazgo pago el asado…/ …Creo que sabe mucho de ciertas cosas y es un ignorante o un marcadamente diferente en lo dicho: modos usos y costumbres que son habituales, que nos son comunes…/…No lo tomes por un paracaidista polaco…/ ¿…y eso?

Hay frases que denuncian la categoría (periodismo de trocha angosta) y la edad, esto es: cierta vejez manifiesta. Después del intercambio de “watsap” la reflexión se impone.

“Chacho” Jaroslavsky retaba a quienes no entendían la lógica parlamentaria en esa eterna disputa entre radicales y peronistas del siglo XX (disputa ya desaparecida con estos restos desflecados del peronismo devenido en porfiado y/o corrupto y el radicalismo derivado en nostálgico y/o corrupto) y definía de ese modo cuando alguno, distraído, no entendía el toma y daca (hasta los proveían de una tarjeta de crédito de cierto banco, para girar sobre la misma en una cuentan nueva con la dieta como garantía. Já) eran los años de la Democracia de 1.000 años que anunciaba Alfonsín. El 1983.

Tal vez tiene una forma original la irónica definición del distraído que hacía Chacho Jaroslavsky al preguntar:¿ qué es Usted, un paracaidista polaco?. Sonreía el interlocutor, imaginándose con el uniforme de paracaidista, aterrizando en el Congreso Nacional. El dirigente radical, una verdadera espada en el Congreso, armador de votaciones y acuerdos aún se añora, lo añoran. Sería utilísimo.

Desvío necesario: muchas veces, antes los elogios por su habilidad de “consensuador” me repitió una frase:” puedo ser muy bueno, pero no puedo ser Presidente”… Si hubiese estado en condiciones, después de la Reforma de 1994, que tantos líos aún provoca, Chacho podría ser candidato.

Está claro que la relación Capital- Trabajo, que el modo de enfrentar la división de poderes tratando de pisotearla ( a la división, claro está), que la tremenda grieta—seria—tremenda grieta –en serio – que agrandó Milei, la grieta que refiere a la división Argentina en Capital/Provincia de Buenos Aires /Interior conmueve por lo agrietado que deja el sitio. Estamos en situación cuasi terminal.  Soy pesimista.

Milei es un verdadero cismático, de un lado el país donde estábamos, que conocíamos, del otro este aterrizaje forzoso en mitad del “esperen que pronto vendrá lo bueno”, del país del “todo puede ser y nada también” y la mas tremenda cachetada: “ustedes me votaron porque yo les avisé”. No advertimos esta curva del relato que insiste en repetir que estaba bien señalizada: …”ustedes me votaron porque yo les avisé”.

Argentina, esto es así, es muy cierto, no depende de la forma de vida cotidiana de Milei ni de su placar, que recién empieza a conocerse (y asombra) y en rigor, pero rigor-rigor deberíamos escaparnos de su fábula/cuento/relato/ con algo de Truman Show y mucho de “Tinellización de la política” como decía el bahiense Baylac .

Hay un Milei que se relata solo y se convierte en una máscara de teatro griego. Esa máscara encandila. Es muy bueno en las tablas. Tiene las dos máscaras clásicas.

Deberíamos requerir de él y los suyos, su hermana y sus cuatro perros clonados, con mas el periodismo que lo sostiene con olvidos, sin repreguntas y la ventaja de un enemigo demasiado raído, deberíamos requerir información sobre Educación, Salud y Seguridad y destino de la Justicia Social. No enojarnos, como sonsos, con el cierre de un nido de corrupción como el INADI sino preguntar que son para él los DDHH. Que es la Justicia Social.

También deberíamos contar, preguntar, averiguar, advertir (porque hace mucha falta) qué entiende Milei por amor y castañuelas.

Con atrevimiento supongo, por atrevimiento, insisto, si estuviese por estos pagos Jaroslavsky le avisaría a sus correligionarios: “ojo, este lo parece, pero no es un paracaidista polaco”…

El peronismo, sus dirigentes, para seguir con el ejemplo de Chacho, lo niegan con fervor inusitado, pero en el Siglo XXI los peronistas, interpretando los sucesos de estos días con el rigor, las categorías y los “pre/supuestos” de un analista del Siglo XX, resultan muy parecidos a un paracaidista polaco.