Miami no es linda pero…

Estoy en Miami y no dejo de comparar las ciudades donde mas tiempo transcurro, Rosario, Mar del Plata y Santa Fe ciudad. Hay otras, pero estas tres son vitales. No dejo de pensar en ellas y por tanto aparece la comparación. En las tres una avenida costanera y el agua enfrente. Miniturismo, turismo finsemanero. Turismo. Agua, sol, paisaje.

Debo una disculpa histórica. Compartí redacción con Geno Díaz, dibujante, pintor, periodista por el mango y degustador de cosas puras. Un día me dijo – vení a escuchar un pendejito que toca la guitarra en Avenida de Mayo, un espectáculo de gallegos- refunfuñe pero fuí. Así conocí a Paco de Lucía. Geno escribió un libro titulado Moriré sin conocer Disneylandia. Siento que lo traiciono al visitar yankilandia. Sorry Geno.

No vine a vacunarme. Llegué vacunado con dosis rusas. Llegué porque no cancelaron un vuelo y volveré cuando suceda otro tanto, somos tan impredecibles como país, como gobierno, como personas… . Miami asombra. Asombro, susto, perplejidad.

El punto central es el uso de la energía que se consume, en Miami se usa todo lo que hace falta. Combustibles líquidos y los autos (ya funcionan los híbridos) las calles, los edificios, los grandes espacios iluminados y buena parte de los hogares de calidad con la electricidad para cocinar alimentos. La energía no es un problema. Es una libertad mas de la cabeza.

¿Necesito comentar la diferencia? No. Debe señalarse eso, el punto central que remite a la producción de energía y su costo. Nosotros teníamos energía pero…

Creo difícil que algún titular de la gestión púbica desde el 11 de setiembre de 1930 a la fecha levante la bandera para decir lo hice bien, lo hicimos bien (ese día apresaron al General Mosconi y antes, el 6 de setiembre, habían derrocado a Irigoyen)

Argentina  no supo crecer, administrar su riqueza, empobreció y es injusta administrando la pobreza. Muy injusta. Sobre represas y energía eólica, también energía nuclear el tema es de ignorantes y saboteadores. El relato no salva a nadie en la historia… si quieren escribirla. Aquí, en este sitio de yankilandia la energía está. Alguien la paga. Se usa. No es relato. Miami no es linda, pero…

 

La obesidad y los perros.

Trataré de esquivar el límite, el límite en el trato de este tema. Hay obesos, la gordura es un problema nacional en yankilandia pero… nadie en la calle los mira mal, los trata mal, consiguen su ropa y la vida va… insistiré: la gordura es un problema de la medicina y de la cultura alimenticia, pero no le agregan el escarnio o la segregación.

No vi ningún perro suelto por las calles. Tordos, flamencos, gaviotas si. Cerca del mar. Perros sueltos no. Muchos perros si. Ningún caballo. Ignoro si hay Policía Montada. Los perros van con sus dueños en colectivos, entran a los supermercados, bares y restaurantes. Correa y allá van. El Siglo XXI los hizo el segundo habitante de los monoambientes y la soledad que quitan. Un hijo no se, un perro si, seguro. Miami no es linda, pero….

 

La capital del no me acuerdo

 

En la parada de los colectivos gratuitos (ya hablaré de este tema en especial para Javkin, Montenegro y Jatón) estaba sentada una mujer, mas de treinta y nos dijo: se fue recién, lo perdí por un minuto, estoy esperando el otro, voy al trabajo- pregunté por su castellano – la calle me lo enseñó, soy mitad yanqui por mi marido y mitad italiana, de Milán…- en el otro extremo del banco una mujer de pelo oscuro sonrió-  soy de Liguria, vine hace 50 años- y comenzaron a contarse cosas en italiano. Entendía todo. A la mujer mayor le dije que se entendía todo –  si, son lenguas romances, argentinos, uruguayos, colombianos les entiendo, a los haitianos, dominicanos, a esos poco y nada; los mejicanos son raros… (no mencionó a los cubanos raro, muy raro que no lo hiciese)

La llegada del autobús calmó la charla. Vinieron de todos lados un día. Las corrientes migratorias en la segunda mitad del Siglo XX y lo que va del XXI son singulares. Existe el pasado, pero se vive para el día que viene.

Miami es la capital del mundo de aquí abajo, la Babel del nosotros, los de abajo; Nueva York es la capital del mundo, París la de una historia que Fukuyama dió por terminada y China es un continente Siglo XXI, es un súper imperio y un detalle: se ven pocos chinitos (en rigor no son chinos) con sus mini almacenes encadenados por la mafia acaso, sólo eso, porque aquí las mafias son otras. Segunda mitad del Siglo XX. Siglo XXI. De todas partes vinieron a vivir el día a día con menos sorpresas y misterios. Miami no es linda, pero…

 

Pases, boletos y abonos… y la tarjeta

 

De un modo raro Argentina ha generado una dependencia del interior con el centro político: los que mandan están allá, en Buenos Aires. Sodomización porteña antes que unitarismo.

En Miami hay cuatro líneas de colectivos que rodean a la ciudad que tiene la forma de un huevo y, cada tanto, cruzan el huevo de un lado al otro, quiero decir transversales, la atraviesan. Tienen paradas cada 300 metros, aproximadamente. Son gratuitas. No llevan mas pasajeros que los sentados.

El transporte en Rosario tiene el 55% del Estado Municipal. Mar del Plata y Santa Fe empresas privadas… pero subsidiadas. No se de quien depende Miami, las ciudades que conozco dependen, para estos subsidios, de la sumisión al poder central

El colectivo marca el humor de las ciudades, el ir por volver de su gente da el tiempo de espera, el encuentro, la posibilidad de llegar a alguna parte.

En las tres ciudades es el subsidio nacional, un poco el provincial y otro tanto el municipal el que solventa el costo real del boleto. El dinero que sirve para pagar los sueldos.

Los dos años de la peste quitaron la sábana. Los buses andan por los subsidios… -si no nos ayudan quebramos- claman los empresarios, asociados con los trabajadores. El TUP, el Transporte Urbano de Pasajeros tiene, en las tres ciudades, un costo similar que alguien paga.

Pregunta al bajo vientre, patada voladora, planchazo en mitad del área: ¿si lo paga el Estado en alguna de sus formas, porque no adecuar las formas y el fondo a la realidad?

Conservemos los sueldos de los empleados, no hagamos gremialismo de utilería, negocio sucio ni burocracia. Servicio. Buen humor. Teléfono para Javkin, Montenegro y Jatón… también para el gobierno unitario central.

En Miami hay transportes privados. Tienen sus recorridos, sus horarios y sus paradas. Vivir y dejar vivir.

Una deuda inexplicable de los rosarigasinos socialistas. En Rosario estaban, aún vegetan. En Santa Fe y Mar del Plata solucionarían eso, las líneas troncales. Damas y Caballeros… Trolebuses. Extraña que no sea una bandera ecologista. Extraña que no se asuma el Siglo XXI. Asombra lo lejos que estamos de entender un mundo que la peste dejó desnudo. Miami no es linda, nosotros no tenemos espejo.