Los Reyes Magos se fueron del Conurbano

Ese elefante distraído, goloso y egoísta que es Buenos Aires (para citar de modo diferente a Ezequiel Martínez Estrada) hace tiempo que es otro país, donde la ciudad y los “perdidos arrabales” que cita Borges conforman una unidad inatajable, de imposible manejo.

Muchos sostenemos que el desquicio es parte de un modo de entender eso, el país de CABA y AMBA, que ha tomado al otro país por asalto desde que existimos.

Seamos claros, la creación del Virreinato fue para contener y manejar el contrabando (comercio legal y del otro) del Puerto de Buenos Aires, Perú estaba lejísimo. Cambiaron las claves comerciales, no el fin real; comercio. Negaron la Peregrinación. Nunca creyeron en Melchor, Gaspar y Baltasar.

NO SON LOS PADRES, NO SEÑOR

“Lo que ocurre en Rosario es muy parecido a lo que ocurre en distintas villas de emergencias de Ciudad de Buenos Aires y del gran Buenos Aires. La única diferencia, por ahora, es que en Rosario hay más violencia y muerte. Pero creo que miramos todo el tiempo a Rosario sin tener en cuenta el tráfico ilegal de drogas que tenemos acá cerca”, sostiene Néstor Roncaglia, ex jefe de la Policía Federal Argentina.

Una nota, cuyo título transcribimos, tiene como eje central el párrafo anterior. El título de la nota es el siguiente: “Narcotráfico: La «rosarización» del conurbano.  De la masacre de una pareja y su beba por presuntos sicarios, al fallecimiento de decenas de personas por consumir cocaína adulterada”.

Los gentilicios son libres. Yo, primera persona del singular, hubiese escrito “rosarinización” no del modo que se escribió. La nota pertenece al Grupo Perfil, sección Revista Noticias y la firma R.N. No está el nombre completo, solo iniciales. R.N hasta puede ser Revista Noticias.

En el título y ubicación de página de la nota en el portal Perfil ubica: “SOCIEDAD | AYER 16:45”. Fue leído el sábado 12 de febrero la nota es, por tanto, del 11 de febrero del 2022.

Tarde para empezar a entender el tema, tarde para aproximarse, hoy todo es un volcán que tira lava y fuma humos tóxicos, muy venenosos, a toda la Argentina. No fue tema de Baltazar, Gaspar y Melchor.

“ALGO NOS DEJA, ALGO SE VA…”

Chacho Müller es un compositor regional que define de ese modo la “cultura de río” y su habitante, el isleño. Esa es una historia inatajable, Argentina depende de los ríos y el puerto, nada quita esa dependencia y el declive natural. Todos los ríos marchan hacia el mar, las aguas buscan su nivel.

El Estuario del Río de la Plata define la economía del sur de este semi continente. Geografía Económica, cuarto año del secundario de Escuelas Públicas que tienden a fenecer. El Estado las mata. La ignorancia es la base del Estado Populista.

Un salteño nos reubicó: “… río abajo voy llevando la jangada, río abajo por el Alto Paraná”. Es Jaime Dávalos. Cuando hablan de Hidrovía solo se trata de intervención en comercios legales, burocracia y Corrupción en Gran Escala. Nadie inventó el río, mucho menos un político desde un escritorio… en Buenos Aires.

Conozco al fotógrafo y al cronista que fueron hasta el origen del Amazonas y del Paraná (antes habían estado en ese inmenso misterio del Orinoco) documentando plantaciones, costos de la recolección y vías de transporte de la droga (“mi destino por el río es derivar”… desviación de la desviación: que tema “A la deriva”, qué texto… volver al eje, plis). Esa documentación allí está, no quisieron publicarla los directores editoriales de la empresa que encargó el trabajo. Por algo será. Nunca consultaron a Baltazar, Melchor o Gaspar.

UN INGENIERO LOCO

Hay un cierto ingeniero químico, de una importante firma, que contaba sobre la formidable aceptación que tuvieron los fertilizantes y agroquímicos donde están las plantaciones de coca, con tres cosechas al año. Argentina felicita a las autoridades de esos países (ya hay zonas de Argentina en condiciones de cambiar sus sembradíos tradicionales) por sus intentos de democracia y sigue ciega al punto elemental. De qué viven ellos y cómo somos sus clientes. Jamás les avisaron a Gaspar y a Melchor, mucho menos a Baltazar.

UN HISTORIADOR SIN CENSURAS

Un investigador con inclinaciones por las historias con derivaciones sociales sostiene – con datos – la falta de juzgados federales en el interior del país y marca la última década de creación de los mismos (presupuesto, fiscales, administrativos, jueces y todo el esquema) y lo refiere a la década del ’70. Esta nota se escribe en el 2022. Los Monos fueron detenidos por delitos comunes, graves pero comunes, y las infidencias para estos delitos comunes refieren a la literatura policial del fin del Siglo 19:”cherchez la femme”. Gaspar, Baltazar y Melchor en esto… prescindentes.

ESCOBAR GAVIRIA SI JUAN, MOREYRA NO

Cuando Duhalde fue gobernador de la Provincia de Buenos Aires consiguió (fue la primera provincia) que el “menudeo” fuese una tarea que la policía provincial (sin jurisdicción ni injerencia) tomase legalmente a su cargo. Mas claro: cualquier policía a cualquier “dealer” de esquina con 40 ravioles podía meterlo preso por los 30 ravioles que poseía, que en el sumario se estimó que eran 20.  Desde entonces creció y creció – a sabiendas, escondida y sin prensa—la droga, la trata, el estupendo comercio de la droga. Hoy parecería, se repite, parecería que lo quieren ver. Aquel escenario de Juan Moreyra y La Vicenta cambió. El Sargento Chirino está ocupado en otros menesteres. No piensan citar a Melchor, Baltazar y/o Gaspar.

OTRO INGENIERO LOCO

Una vez fue la “efedrina”. Se compraban – importadas – 2 bolsas, de pronto empezaron a comprarse 200. Era un remedio. Nadie sabía nada.

Una ciudad gasta en éter 20 tubos, de repente 150 pero “es algo raro… no entiendo qué pasa…”

“El Carfentanilo es poderoso veneno, hay que tener cuidado con estos calmantes opiáceos, no sabemos cómo lo obtienen porque…”

Las drogas sintéticas son tan misteriosas como un algoritmo. Se sabe que están, que definen, que ya no hay nada sin ellos en la información, en la vida misma. Como las drogas sintéticas.

Creo que, en este caso, sólo por esta vez, por esta primera de cambios, necesitarán el testimonio de los Tres Reyes Magos. Deberán citarlos para que expliquen como encuentran una partida de droga envenenada (doblemente envenenadora) y nada mas. Esperamos sus declaraciones. Hay muchos que creemos en los Reyes Magos.

CARTAS Y UNA ESTRELLA

Vivimos enviando cartitas a los veteranos que vienen en el camello. Enviamos telegramas diciendo que el enriquecimiento ilícito no existe, que se puede ser funcionario público y enriquecerse. Hay misivas todos los años pidiendo el perdón de los pecados, la “probation” y estudiar en la cárcel para tener menos tiempo… en la cárcel. Ahora, porque alguna carta se perdió (el correo no es el de antes) hemos descubierto que hay droga en todas partes, que la justicia federal está atrasada 50 años y que la Corrupción Estructural, el Código Narco y la Inseguridad Urbana tienen culpables. Tres. Que no contestan. Es por eso que el AMBA Y CABA están perdiendo salud, equilibrio, normalidad, esperanza de vida, trabajo, futuro, viabilidad, supervivencia. Es por eso.

El relato, sin embargo, es otro. Otra cartita, donde no aparece la defunción de los tres entrañables veteranos. Argentina es un país de maravillas. Créame, se lo juro por los ausentes, Melchor, Gaspar y – obviamente- Baltasar, el mas cercano al corazón.