Los candidatos Siglo XXI están armados

Tres amigos nacieron en el 1980. Solo para el rigor de la anécdota: Juan, Perico y Andrés.

Uno de ellos, Juan, digitaliza bibliotecas, se pasea por el mundo y tiene contratos de trabajo para los próximos 5 años. Del papel a un archivo digital. Como suplemento diseña tarjetas y páginas. Reside en un sitio de La Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme. Esto es: reside en cualquier lugar donde se sienta cómodo y tenga comunicación con el mundo a través de sus aparatos, sus herramientas. Una cuenta bancaria de una firma mundial. Tarjeta para todos sus pagos y los tres idiomas básicos. Inglés. Español y Alemán. “No acepto trabajos en japonés, mucha competencia, poca paga. Ellos, como los chinos, manejan el inglés para estas tareas”.

El otro amigo, el segundo, Perico, terminó  una licenciatura en Comunicación, maneja la información de una empresa local de comestibles. No es “feo” su sueldo para la media de los asalariados del país pero confiesa: “…cuando llegue a los 50 estaré atado de pies y manos al patrón, que no es malo, pero ya vienen sus hijos empujando y piensan diferente”…. “Doy clases en la Universidad, pero vos sabes como es eso…”

El tercer amigo, Andrés, es empleado público provincial. Empezó con una militancia política universitaria, siguió con un contrato y terminó de Jefe de Sección de un Ministerio. “Está todo bien, tengo que esperar 15 años para jubilarme, pero no se si aguantaré el tren… me aburro, los hijos están creciendo, los veo solo el fin de semana. Pagar el club es cada vez mas caro… y tengo que patrullar que estudien, hoy sin estudio no sos nada…”

ELEGIDOS POR EL VOTO POPULAR

Plantados en Argentina deberíamos mirar el espejo. Por debajo de esta democracia de los ilustrados, de los que algo conocen del idioma y la composición de la sociedad, por debajo del 35% que puede comunicarse en un lenguaje que iguala, están los siguientes estratos.

Los moribundos. Hay un 35% en estado de ilegalidad o equilibrio precario. Hay un 30 % marginal y dentro de ésa marginalidad un 10 a 15% directo que vive en estado de absoluta necesidad.

Los muertos. De cada 10 millones hay un  millón y medio que no existe. Mas claro: hay 6 millones de piezas que le faltan al rompecabezas nacional. Sin discusiones (no las admite la cifra) hay mas 15 millones de personas que están en la incertidumbre del día por día. Todos votan una vez cada 2 años. Todos.

Vejez. Algunos marxistas definen a la Argentina como una Democracia Colonial (simpática derivación de Neo Colonia con desarrollo capitalista dependiente) No es definición, es acusación que elimina la culpa.

Pragmatismo. Otros analistas hablan de una democracia del conocimiento, democracia del cognitivo. El que conoce es ciudadano de un mundo que no tiene países sino idiomas, trabajos, oportunidades y eliminó banderas, residencias y heredades.

Cuando se vota…¿qué y quienes votan? Cuando se oferta ¿qué y quienes ofertan? El siglo XXI abrió compuertas y consolidó un concepto. Chapas, patentes, dineros virtuales, sistemas informáticos, idiomas digitales son patrimonio privado. Un Estado vigila. Un Estado pacta. Un Estado castiga. Ése Estado necesita / exige gobernantes que entiendan esta regulación. El maíz híbrido, la penicilina y el sistema Word deben pagar para ser usados. Los ejemplos son burdos, porque en ése punto del conocimiento estamos en estos arrabales. El voto ¿que sentido tiene…? Como en las viejas narraciones policiales para descubrir al asesino : ¿a quien beneficia…?

Los llamados nacionalismos, rebrotes que enfurecen al neo marxismo son, finalmente, escapes hacia dentro, fuga hacia el centro de las sociedades, encierra una contradicción furiosa. La aldea global quiere refugiarse en una cabaña. El conocimiento no debe trascender. La representación popular hoy encierra una falacia. No hay representaciones sino convenios. Un Súper Estado maneja informaciones absolutas y particularidades secretas. The Truman Show y Robocop dan señales de cómo viene el siglo. El ejemplo es muy visible.

LA NUBE INFINITA

Hay mas. En este año, sobre el verano del Cono Sur, se cumplió otro aniversario del asesinato de un fotógrafo que era un “cazador” de personajes de Perfil Bajo. Vivía de eso y así lo conocimos en la Convención Constituyente de 1994. Cazando convencionales dormidos o con la mano en la nariz. Lo asesinaron. Cabezas y la foto de Yabrán. Está claro que hoy esa foto la sacaría cualquiera con un mínimo celular y otros serían los secretos a ocultar, no la cara del magnate. Es función del sicario matar por encargo. No sería esa la razón. Cabezas no llegaría a sacar la foto. Mil telefonitos antes.

Hay mas. En este año, en enero, se cumplió otro aniversario de la muerte (asesinato creo, con una íntima convicción inatajable) de un Fiscal de Estado que iba a Acusar a La Presidente. Ni triangulaciones de celulares, ni cámaras, ni servicios de espionaje, ni todos los estudiosos juntos pueden explicar la desidia que pone el caso en un punto de impunidad. La ley de probabilidades impide que todo se haga mal por casualidad.

Cuadernos con coimas inventariadas, elecciones yankis con procesadores universales en Rusia indicando tendencias. En la nube somos un punto biográfico. La suma de puntos dan una imagen.

Quien haya viajado sabe que en su celular aparecerán ofertas para compras en Edimburgo si proveniente del Barrio de San  Telmo, como de Santa Fe de la Vera Cruz, usted viajó y está efectivamente…en Edimburgo.

En la nube esta todo. Aún el mas cálido pensamiento. La mas tierna infancia de Juan, Perico y Andrés, que acaso se reunan y, después de abrazarse, ya en la mitad de sus vidas, discutan sobre un candidato estadual, un representante de algo que ya no existe del mismo modo: la representación. Fueron tres opciones de vida. Tres escondrijos. Olvidarán que suman sobre el 30% que respira. Hay mas gente. Fuera del mundo cognitivo vive la intemperie. Los excluídos, del rubro que sea, no son actores políticos ni los dejarían gestionar. Acaso no sabrían.

Los candidatos están armados. Seguro. Los candidatos Siglo XXI pertenecen a una categoría que es líquida, como quería el viejo del filoso bisturí; integrados, como quería el irritante hombre de la rosa y listos para el mensaje/masaje, como entendió el compañero que definió los medios como lo que son: un arma.

Especial para Urgente 24