La incomodidad del sur

No está cómodo el sur santafesino. Problemas concurrentes. Es imposible negar el sacudón del 11/12 y 13 de agosto. El dólar es un eje del país, Argentina es bilingüe, monetariamente, y negarlo es absurdo. Los votos del 11 y los mercados del 12 y el 13 dijeron lo suyo.

Insumos del campo (granos y ganado) decisión de siembra, de compra de genética y los mínimos pesticidas y fertilizantes, tienen esa dualidad. Los planes del Ministerio de la Producción, todos apuntados a la actualización y poner a Santa Fe en “Modo Siglo XXI” (granos y vacas son el eje económico del país) fueron buenos, son buenos y los productores dicen ojalá sigan. Nadie lo sabe. El 11 de diciembre es una fecha demasiado clave. La Región Centro tiene dos gobiernos que continúan y uno que cambia. Es un cimbronazo. Santa Fe estaba mas adelantada que Entre Ríos y en paralelo con Córdoba. La continuidad es todo un tema en las políticas de largo aliento.

Para la provincia y la ciudad el 16 de junio quedó lejos. Perotti. Javkin. Jatón sabían que desde junio hasta el 11 de diciembre el trecho era largo.

Para el país el mes de agosto fue un cruce que no ha terminado y nadie cree que termine en calma. Demasiadas variables desajustadas. Un gobierno nacional cada vez mas equivocado con la realidad tropieza aún en el llano. Es unánime el pedido:” no hagan olas…” El 10 del 12 es el punto.

AUDITORIAS COMO VACUNAS

Fue anunciado. El 11 de diciembre una Auditoría Externa conjugará el verbo auditar y Omar Perotti sabrá de qué modo dejó el socialismo una provincia que administró durante 12 años. En su momento Hermes Juan Binner hizo lo mismo cuando la recibió de manos del ingeniero Jorge Obeid. Es lo usual, es lo correcto, nadie se enoja por algo que corresponde hacer y es obligación hacerlo.

Las cifras que se mencionan de deudas corrientes y compromisos contraídos no son para hacer una fiesta sino un velatorio, pero esos son rumores de palacio. Las auditorias sobre cuentas, gastos, compromisos, personal, dinero en caja, cheques voladores, atrasos, etc, son las que dirán si los rumores son eso, rumores malintencionados o adelantos del susto. Se dice como está, se cuenta a la población y se administra. A Perotti lo votaron para administrar la cosa pública en la provincia. Chau socialismo.

En la ciudad de Rosario la cuestión no es tan sencilla. El socialismo tiene mas años en “la Muni” que en la provincia. Mínimo ejemplo. En la Intendencia de Héctor Cavallero fueron funcionarios Juan Carlos Zabalza, Raúl Lamberto y Hermes Binner. Excepto el doctor Binner todos están en funciones políticas. Hay antigüedad. Por tanto aceitados mecanismos de defensa y ataque los acompañan.

Se ha pedido (lo aseguran sus acompañantes) una Auditoria por parte de Javkin, el próximo intendente, que pertenece al mismo FPCyS pero no es socialista ni lo será. La intendente se apresuró y lo hizo suyo al pedido, con detalles que no son los mismos, ni los mas usados en otras auditorias.

Se suponen externas y no por el mismo organismo de control (Tribunal de Cuentas Municipal) que fueron nombrando, en esa aceitada continuidad, desde los comienzos del noventa. Una auditoria externa no solo que es lo mejor, sino lo ideal. La señora Fein la habría pedido, pero por sus funcionarios. Ese organismo, por lo demás, no tiene a todos sus miembros plenos, hay quienes están como “suplentes” hasta que se terminan concursos atrasados. Completa el ditirambo del anuncio que la habría pedido para el 30 de noviembre pero caramba… su mandato es hasta el 10 de diciembre. Que la primera información de la decisión de la Fein fuera mediante un texto en la cuenta del pajarito, esto es, en la red “tuiter”, no es tan extraño. El presidente Trump lo hace.

LOS NÚMEROS, ESE ETERNO PROBLEMA…

La suma y resta de cuanto entra y de lo que se va, trae desvelados a quienes tienen que nivelarlos.

La Municipalidad de Rosario se “acostumbró” a recibir dineros provinciales a cuenta de algo posterior, del año por venir. Mañana hay empate. Bueno. No. Fin de la cadena.

La provincia tendrá otra administración, la lupa vigila, vienen años de vacas flacas y se supone que Javkin en la ciudad, y Perotti en la provincia, deberán apretar el Debe y el Haber.

La Nación, después de la administración del Mauri, está exhausta. La provincia es una de las mas acomodadas por su producción ( si no se llevan todo las retenciones y los impuestos que no vuelven) pero todos los indicadores insisten ojito, ojito: amarillo, semáforo en amarillo, a punto de pasar al rojo. Repetimos: no serán años de vacas gordas.

El sur debe acomodar el cuerpo a una administración diferente, en un territorio que ya no domina el socialismo (el intendente y el senador son de otro lado, Javkin y Lewandovsky comparten árbol generacional) y la verdad, la verdad mas posible, mas real, es esta: números en rojo y planta superpoblada y convengamos que no son la mejor despedida. Están incómodos algunos funcionarios. “Es amarga la verdad”… dice Don Francisco de Quevedo y Góngora.

Nota publicada en El Litoral el 26 de Agosto.