Cristina, Eloísa y el liderazgo tóxico

No es sencillo de ver, pero ambas señoras vienen, para fijar una fecha que se entienda, desde la Convención Constituyente de 1994. Antes estaban vigentes, claro, pero ahí vieron a todo el arco, espectro, esqueleto político en su mas vana expresión, juntos y sin mascarillas.

Reforma. Convención Constituyente 1994. Una reunión que terminó por desbaratar el país posible. Fin del Colegio Electoral. Distrito Único. Tercer Senador Nacional por cada provincia, para pagarle a los radicales – Alfonsín lo hizo – y la Ley de Coparticipación Federal a mitad de camino inaugurando, definitivamente, el reino de los ATN y los DNU. Colofón: Consejo de la Magistratura. Nada fue igual, todo derivó hacia la baja en calidad institucional.

Ambas señoras estaban allí. Como la historia la escriben los que ganan (Mignogna dice, Nebbía pone Música, Silvina Garré canta) eso quiere decir que hay otra historia. No negaron nada de lo que allí se reformó. Son  madres coautoras de aquello. Nota: como ellas, muchos convencionales Constituyentes aún están en funciones como actores políticos activos ¿ Es una cofradía?. Nooo.

Cristina Elízabet Fernández de Kirchner, la muchacha del arrabal platense, la cuenta a su modo.  También Elisa María Avelina Carrió, más conocida como Lilita Carrió, Resistencia, Chaco, 26 de diciembre de 1956  hijos: Enrique Santos CarrióIgnacio BenítezVictoria BenítezDiego Benítez. Aclaración, se han manejado con diferente perfil estos hijos que aquellos: Máximo y Florencia.

El crecimiento de ambos fue aprovechando dos cuestiones. Su inteligencia, sagacidad y visión de la oportunidad. Esa es una cuestión. Los entretelones de la política argentina, que deja resquicios por donde dos personalidades como las mencionadas – sin ningún tipo de victimización como mujeres, por el contrario, con armas de la misoginia – pueden jugar. Ambas vieron la fisura entre el decir y el hacer. Ambas llegaron.

Hubo días, semanas, meses, campañas en que el eje era el Rayo Flamígero de CFK y el “republicanismo”, como dogma dramático y personal de la Walkiria de entrecasa. Antes del Chaco, ahora de Exaltación de la Cruz. Todo un periplo. Arrabal platense, Santa Cruz, Buenos Aires. El otro periplo.

El ejercicio del poder le vino dado a CFK. Es su marido quien le otorga el bastón, la banda y el salón de la fama. Punto a su favor: supo cómo jugar banda, bastón y la llama que incendiaba al peligroso.

El ejercicio de la palabra le fue dado a Eloísa. A la señora Carrió no se le conoce gestión ejecutiva, no ha sido ejecutora en ningún gobierno. En todo caso tábano sobre el noble caballo. No tan noble… ni tan graciosa y gratuita su función de tábano.

Está claro que Eloísa sirve a los rating y mediciones y dice lo que suena muy agradable a oídos especiales, traducida, claro está. De fuera informan y ella traduce. Ella dice y alguien vuelve a  traducir. La señora Eloísa no está sola. De esto tengo la íntima convicción.

Se agrega que, si produce buenas mediciones, ella es la que sale, como los viejos trovadores en lengua provenzal (Lengua de Oc) a contar las endechas de pueblo en pueblo, de canal en canal. Ya no escribe Eloísa, es una oralidad conducente. En términos de producción: Eloísa “garpa”. Todos ganan convocándolas. No son votos los suyos, son mediciones de quines la escuchan anhelantes. Nunca mas perfecto. Eloísa verbaliza mociones de anhelos y denuncias al aire, al éter, al horario central. Es un show. Bueno… y qué.

La señora CFK tiene un núcleo duro de votantes que podrían definirse así : “CFK es lo mas parecido a lo que soñamos, vamos con ella, de algún modo estamos activos y seguro algo pasará” . Se termina el plato salpimentando: memoria de NK, el sueño latinoamericano y algunas verduritas que no cambien la sazón. CFK es el plato mejor sazonado para un delirio del siglo anterior que ni ella apetece ni comería, pero produce beneficios. Sueldos, posiciones de fuerza, alícuota de poder.

¿Puede un país resolverse en los textos de CFK (uno, uno solo) y en las declaraciones televisivas de Eloísa, que abre hasta 15 oraciones subordinadas como respuesta ante una pregunta para terminar diciendo lo que se le antoja?

Respuesta. El texto de CFK, su pieza de fondo (aconsejo lectura) dice yo no fui, esto se pudre, hagan algo, la culpa es de Alberto Ángel Fernández, el porteño. Ah… el dólar es el problema. Nadie, ni el mas hermoso caniche da tantas vueltas y vueltas para  morderse la cola. Un texto circular donde, la señora, dice que se queda fuera. Si al menos dijese todos somos pecadores… dice Ustedes son pecadores. Ella es un poco lo que somos.

Respuesta (otra). Eloísa clama por una República. Dice que no la dejaron ser Presidente, que desde dentro y fuera la traicionan. Que alguien será presidente, ella no. Que banquemos a los menos malos así no nombran a los mas malos. Hay una patología clásica si alguien quiere sicoanalizar sus dichos. Se podría pero… para que… ella es un poco lo que somos.

Reparemos en este punto. Ambas son inocentes de cuanto  nos sucede. Para CFK el que manda es el Presidente. Para Eloísa Macri ya fue. Nunca le hicieron caso. No la votaron. Demasiada homogeneidad en el desprecio. Ustedes hicieron las cosas mal. No nos hicieron caso.

Apunte necesario. Debería buscarse, entre los encuestadores y sus  números reales, como en sus números dibujados, si alguien tiene el Grado de Conocimiento – y de liderazgo – de CFK y de Eloísa.

Los sociólogos deberían sostener si los liderazgos son para el Bien Común o, en estos casos, para el propio beneficio sostenido como Bien Común.

El Líder Tóxico ejerce, claro está, una función de liderazgo, pero este es destructivo para el grupo que se vuelve dependiente de estas decisiones  (de liderazgo) y termina siendo perjudicado en el presente, por la toma de decisiones del Líder  que, en un proceso de análisis independiente, no han sido buenas o felices para toda la comunidad o asociación.

Entramos a un noviembre de cuarentena que no se llama cuarentena… una economía en bancarrota que no se llama así… una re definición de la propiedad privada que debe ser reflexionada seriamente… un fútbol comercial tan necesario como litigioso…

Mauricio, demasiado ineficaz como para calificarlo, reprobó en la tarea y fue presidente con la cara de Eloisa en las fotos. Ella traducía los balbuceos de “el Mauri”

Alberto Ángel Fernández,  el porteño es presidente conformando el binomio con CFK.

Deberíamos revisar la receta de nuestros liderazgos. Ellas son un poco, tal vez un todo, de lo que somos