Ciegos en noviembre

Aparece la cara sonriente de Budy Bejo diciendo: “…terminé la película. Me voy…” (La familia unida esperando la llegada de Hallewyn  Me baila esa imagen.

Leyendo los analistas de los domingos puede venir el susto, la maculopatía, la caída de la retina, la ceguera. La política tiene esas cosas. Venimos de ceguera en ceguera porque es necesario aclararlo: todos los Ejecutivos, desde 1983, llegaron y se fueron por los votos, aún en el caso del peor: Fernando de la Rúa y su cobarde segundo, el mariscal de la derrota: Chacho Álvarez. Hasta Duhalde y los Hermanitos Saá llegaron por vías democráticas.

Uno de los analistas sostiene…“El presidente no entiende que el Lole no va a ser. Va a venir Lupín y nos va a romper el culo a todos”. Lupín era Néstor Kirchner… AclaraciónLa cita de un colega, hablando de algo que dice le confesaba telefónicamente un muerto (el “chueco Mazzón”) con quien afirma en una columna, ahora, que hablaba cada 10 días para recibir información, desnuda el desconsuelo. Es una confesión. (Blanqueo: Conocí al “chueco”… se qué hacía y cómo vivía. Aclaro mas: todos conocimos al chueco) En su caso el colega hace centro de su nota  la exaltación a NK.

Conviene citar a Silvio Rodríguez… “Si miro un poco afuera me detengo. La ciudad se derrumba y yo cantando…” No son estos los mejores años para recordar a NK, crecer a tasa china, el dólar soja y la falta de reservas anticíclicas. Fue. No hay nada. Todo, todo terminó.

Los colegas dominicales meten miedo en buena parte de los casos. Es la cofradía que bastonea la opinión de los restos de clase media, naufragando, claro está.

Niego el contrafactismo, así se elimina, así desaparece la presunción sobre qué cosas haría mi abuela si no se hubiese muerto.

Muchos colegas escriben en un modo raro, el modo “me gustaría”… completado con “no hizo lo que yo quería”.

“El Gobierno oscila entre el optimismo y el desánimo mientras busca ganar tiempo para dominar al dólar libre” es el título de la nota, cabeza de página de portal, firmada por una colega dueña de buenos libros escritos y de un importante pasado.

“Una crisis agónica transmitida por un gobierno imposible” dice Jorge Fernández Díaz desde un sillón literario adjudicado y que se parece el de la poesía de Carriego.

En el mismo diario Pablo Sirvén titula: “Censores tuertos y malhumorados” y… sorpresa… por allí aparece una salida. Sirvén antes hablaba de cine. Exploremos.

LECTURAS VERDADERAS.

Las dos mejores notas leídas en octubre pertenecen en un caso a Leila Guerriero (La otra Guerra de Las Malvinas), publicada en el Dominical del Diario del PSOE, el País de Madrid. Escribir sobre Malvinas esquivando a Aldo Rico en un extremo y la brillante poesía de Caso Rosendi en el otro es difícil. Lo consigue.

El tema es Malvinas. Creer que esta democracia, parida en 1983, no tiene deudas con Malvinas es feo y mentiroso.

Después de Malvinas el otro tema. La otra nota, confirmando la salida de la chatura coyuntural, es la nota de Sirvén elogiando (no pago a La Nación para leerla, espero re envíos, si un periodista debe pagar para leer a periodistas estamos fuleros de bolsillo, estoy en eso) defendiendo, sin que hiciese falta pero marca el tema, a la bella cronista Pola Caraciolo (u Oloixarac, vaya uno a saber) en un fenomenal artículo sobre la belleza masculina de la tercera generación de los Cafiero.

Antonio y su esposa fueron tan prolíficos, tan cristianos militantes en sus relaciones, que siempre habrá un Cafiero. En este caso enojó a la militancia que dijesen que estaba bueno para un” toco y me voy” el nieto de Antonio, el ferretero. Aclaro, la nota de Sirvén es post, es colarse con el tema pero bueno, lleva a releer la nota de la señorita Pola, ésa es la valiosa.

Las dos notas mencionadas escapan, por diversos caminitos, de la coyuntura y traen la actualidad (fueron escritas ahora, una con investigación, la otra con creatividad literaria, pero ambas por quienes saben de qué se trata) que nace en Malvinas, se detiene en el peronismo y en las herencias.

Los temas de fondo en Argentina aparecen en este punto: 1º de julio de 1974. 14 junio 1982. Si quiere agregue: 20 de diciembre de 2001. Los que mandan, los que gestionan, tienen relación con uno de los 3 acontecimientos. Algunos con dos, otros con 3. El periodismo con todos.

Grabois Gismondi o, si quiere, Grabois (h) es segunda generación de militantes políticos y tiene reflejos de conducta social aprendidos en una buena cuna política. “Pajarito” Grabois fue valioso e importante en 1970.

La última semana de octubre lo pone, a su hijo, en Gesta Libertaria. Difícil moverlo si sólo le pueden enrostrar zapatillas caras. La pregunta es ¿qué piensa hacer el peronismo…? No es un caso, es el tema. No es D’Elía y el susto que provocaba. Es la ruptura de las convenciones del Siglo XX, es el hecho cultural que se manifiesta. Habrá mas Grabois. Es generacional.

Los Etchevehere, desde que el 7 de setiembre de 1930 se quedaron con el diario de Paraná, Entre Ríos, para simularlo (disimularlo) y que siguiese siendo radical pero de otro modo, han tenido tiempo para originarse como gente que ya sabía cuánto tenía que saber. Ya tenían campo esos vascos entrerianos. No habrá mas Etcheveere. Contra ese modelo avanza Grabois (h)

Cuando Sartre sostiene que el asunto no es que “fakin merde” nos hicieron los viejos, es qué hacemos con lo que nos hicieron, aparecen mandatos y tenemos que mirar a Malvinas y la casta política. La forma del voto y la exigencia al que delibera y gobierna en nuestro nombre. Al bolsillo. Al peronismo. Ah… y avísenlé a Hebe, se terminó el Partido Militar. Murió en el Siglo XX.

LA PESTE EN MI PAGO

Perdón, perdón, perdón…. Hay que reconocer que existe un Virus, el coronavirus, el COVID 19, que quitó la sábana. Desnudos vamos hacia noviembre, que casi es navidad.

Alberto Ángel Fernández acaba de hablar de vacuna, parece que somos los burros y la zanahoria. Tiemblo cuando habla el abogado porteño, es segunda generación de litigante, promesero y componedor.

No es un Jefe. No es un padre. Es el abogado de una de las partes pero ay, ay …¿Cuál es la otra?

Otra vez: tiemblo, además, porque abulta día por día, hora por hora, ese ejercicio de componedor compulsivo y Jefe de Cátedra que añade y añade frases y promesas a una realidad, una circunstancia que se escapa por algo elemental. No es un apunte de Cátedra. Correr a la realidad desde atrás es dejar un pie en el pasado a cada instante.

Sumemos la duda mas duda: traen ellos a Mauricio o Mauricio los trajo. Algo Peor. Tradicionalmente el peronismo gastaba y los gobiernos militares acumulaban. El Mauri gastó tanto o mas que la muchacha del arrabal platense.

¿Podrá el gobierno de una patriotera gesta gestual y mal gestada… si, triple uso de la palabra (futuro imperfecto: gestaré, futuro perfecto: habré gestado) resolver el imprescindible ajuste, la caída final de una clase media, resolver el 40% de miserables integrantes de una economía en mal estado y 250 días de vida de encierro y fin de los rebusques…? Hum. La Gesta Libertaria es de Grabois & Co.

 ENTIERRO Y/O ENCIERRO, ESE ES EL ASUNTO

Hablaba del encierro en Argentina con entrañable amiga. Transcribo texto recibido por alguien que estuvo en combate en los 70’, que participó del retorno, de la vida política y que, desde la lejanía, admite: “Estar más o menos cerca/lejos era normal para mi. Aprendí a gestionar las distancias y vivir libre. Ahora sin salir, sin viajar por La Peste me siento inválida.  Ya ni me sirven los mensajes ni las informaciones. Y ni siquiera tengo fecha de ejecución o libertad. Sobrevivo. Respiro. Nunca fue solamente respirar, entendeme”.

Llegamos a noviembre, según los analistas dominicales, con advertencias sobre el dólar, evocaciones a muertos o peor: definiendo con crisis, imposible, agónica la situación en la que estamos.

Cito a Perón, a quien debería leer Alberto Ángel Fernández, el porteño, su compañera de fórmula y algunos otros cercanos al DNU y El ATN, “esto lo arreglamos entre todos…”

Bueno, bah, citemos al cofundador de la Ciudad de La Plata: “los hermanos sean unidos…”

Lo que se viene…Pablo Sirvén debería saber de qué hablo: cine de terror. Dice Bejo: «La idea original fue hacer una película que nos permitiera, a mí y al grupo de amigos que me ayudaba, trabajar muy libremente y experimentar una cantidad de resortes de lenguaje basándonos sobre un género tan específico como es el cine de terror, que surgía casi siempre en los países donde había sistemas represivos. En nuestro propio país existía una sociedad que ejercía el vampirismo cultural por el cual se absorbía una cultura, se la deformaba y nunca llegaba a surgir por sí misma. Entonces recordé el personaje de Ghelderode, un monstruo violador que atravesaba caminos pero que en realidad aterrorizaba a los reyes, una especie de Drácula al revés, cuyos enemigos se agazapaban entre las clases poderosas.» Además de Bejo, estaban allí, entre otros, Vicente Batista, Edgardo CozarinskyRafael FilippelliHugo GilBebe KaminEdgardo KleinmanNéstor Lescovich y Julio Ludueña.

La familia unida esperando la llegada de Hallewyn (1971) se exhibió con éxito en el Festival Internacional de Cine de Locarno de 1972. Cine de terror.  Seguro con alguien ciego. Un cronista tal vez.