Caro y Maxi, “promesas sobre el bidet”

“Por favor no hagas promesas sobre el bidet. Por favor no me abras más los sobres. Por favor, yo te prometo te esperaré. Si es que paro de correr. Por favor, sigue la sombra de mi bebé. Por favor, no bebas más, no llores. Por favor yo te prometo te escribiré. Si es que para de llover. Porque me tratas tan bien, me tratas tan mal. Sabes que no aprendí a vivir. A veces estoy tan bien, estoy tan “down”. Calambres en el alma. Cada cual tiene un “trip” en el bocho. Difícil que lleguemos a ponernos de acuerdo. Porque me tratas tan mal, me tratas tan bien. Sabes que no aprendí a vivir. A veces estoy tan bien, estoy tan “down”. Calambres en el alma. Cada cual tiene un “trip” en el bocho. Difícil que lleguemos a ponernos de acuerdo, de acuerdo de acuerdo. De acuerdo, de acuerdo”

Dejemos definitivamente las cosas en su justo punto:  «Promesas sobre el bidet» es una canción compuesta por el músico argentino Charly García en 1984, incluida en el álbum solista Piano Bar del mismo año, álbum ubicado en la posición n.º 12 de la lista de los 100 mejores álbumes del rock argentino por la revista Rolling Stone.

Es una de las canciones más destacadas del cancionero de García. El tema está interpretado por García (teclados, guitarra y primera voz), acompañado por su banda de soporte integrada por Fito Páez (teclados y coros), Pablo Guyot (guitarra), Alfredo Toth (bajo y coros) y Willy Iturri (batería). Agradecemos a Wikipedia.

La colega Ivana Karina Fux Schneider, muy apreciada y respetada y me incluyo en esas calificaciones, dice en El Litoral lo siguiente: “Pero algunos pre candidatos se precipitaron; eso sí, no en la generación o debate de propuestas, sino en la guerra discursiva que se desató esencialmente entre dos de los postulantes a gobernador del Frente Unidos para cambiar Santa Fe, la fusión del ex Frente Progresista y de Juntos por el Cambio.

Ivana Carina cierra el relato de los hechos, básicamente eso, de los hechos protagonizados por la Senadora Nacional Carolina Losada, con el párrafo que se transcribe: “ Desde ese espacio, irrumpió Carolina Losada con duras acusaciones hacia su rival interno, Maximiliano Pullaro. Lo cuestionó por «lavarse la cara» después de haber fracasado como ministro de Seguridad, y sugirió que su campaña está financiada por el narcotráfico. «Yo no soy la candidata del narcotráfico. Por eso se están financiando campañas sucias en mi contra. Son personas oscuras, que siempre fueron oscuras, y que les molesta que yo venga a poner la luz sobre ello», sostuvo durante una entrevista en un canal porteño. Agrego: con el periodista nacido profesionalmente en Tucumán, Joaquín Morales Solá, hace tiempo y a lo lejos.

Cabe preguntarse lo siguiente: ¿Quién es el candidato del narcotráfico?. Repito: ¿Quién es? El cargo del que está investida, por el voto popular, no deja dudas: Senadora Nacional. Ya no habla como la panelista de “baby” Etchecopar, programa donde muchas cosas se dicen sin fundamento. Esto, con el tiempo, se convierte en una forma rápida y atrabiliaria del diálogo y la confrontación del periodismo con los hechos. Ni bien ni mal.  Sucedía. Sucede. Fue su último trabajo periodístico conocido. Hoy es Senadora Nacional. Debería tener otro mecanismo de lenguaje televisivo. No se conocen escritos de la Senadora.

El problema basal, el narcotráfico, sus ramificaciones, la habitualidad del delito en el sur de la provincia, con vértice en la Región Rosario, tiene una magnitud que obliga a la mención con fundamentos y, si ha hecho Carolina Losada denuncias por temas relacionados con sus redes (en la misma nota se informa: …”la «campaña sucia» que ella misma denunció, y que ya generó una intimación a la firma Google Argentina, para que en el plazo de 72 horas, «se bloqueen y supriman» los contenidos y anuncios referidos a la senadora y a su familia que se difunden en diferentes espacios web con «injurias y acusaciones falsas». El escrito hace reserva de eventuales denuncias penales y anticipa una presentación ante el Tribunal Electoral) va de suyo que sobre las menciones al narcotráfico debe decir claramente lo que sabe… y denunciarlo en sede judicial. Se repite: denunciarlo en sede judicial. Sabe hacerlo, según informa la colega que ha hecho con quienes—sostiene—la difaman.

Mala cuestión es el comienzo de una relación pre electoral en estos términos. Morales, mas allá de sus declaraciones (Morales es titular de la UCR pero la disputa es entre Patricia Bullrich y Rodríguez Larreta, dos unitarios porteños a los que tributa el radicalismo con sus votos y su falta de liderazgo nacional) memora una frase: “calma radicales”… y puede citar otra: “si entre ellos se pelean…” poniendo al Conservador Popular, José Hernández, como titular de un refranero acertado.

Obligación de la Losada: debería aceptar que hay una bifurcación; aclara, se rectifica y allana o sostiene sus dichos que, claramente, son una denuncia. No es sencillo de olvidar lo que ha dicho.

Atención, peligro. Atención, peligro. Está repetido porque es necesario eso: prestar atención.

¿Qué periodista sincero con sus convicciones puede – ahora – entrevistar a Carolina sin preguntar sobre este tema? Qué periodista aceptará una evasiva y un “ninguneo”?¿Qué periodista pagará con su silencio el orgullo de decir “entrevisté a la Senadora Nacional… entrevisté a la Senadora Nacional… y no le pregunté nada sobre sus denuncias sobre políticos complicados con el narcotráfico? Cri. Cri.

Colofón. Pullaro fue un diputado joven de Franja (aún es Franja Morada) que Roberto Miguel Lifschitz aceptó como su espada. Cuando fue electo Gobernador lo mantuvo 4 años, toda su gobernación, como el ministro responsable. A los ministros los elije el gobernador, son sus delegados, a él responden… o se van. Cuando hizo “la jugada”, de ir como Diputado Provincial 1 el ingeniero Lifschitz lo mantuvo como su espada. Aún es diputado provincial por ésa razón,… y candidato porque la muerte de Lifschitz despatarró el FPCyS.

La Lossada no vivió, no vive en esta provincia. Alguien debería nutrirla de información de los hechos políticos  sin apelación: Lifschitz bancaba a Pullaro y conviene repreguntar ¿ cuando se alude a Pullaro es despegado del Gobernador Lifschitz…?

La veteranía me permite fijar posición sobre algunos asuntos de la sociedad en la que vivo. En un texto reciente, que amablemente me publicaron, dije: “La Región Rosario ya no es la “gasolera”, así reconocida porque los rosarinos no eran gastadores en sus viajes, doctrina de inmigrante que debe guardar para un mañana mejor, ni “comegatos”, adjetivo que, como parte de una mala maniobra periodística, un notero porteño facilitó. Hoy Rosario es la Ciudad de los Monos.”

Por si nadie entendía agregué: “Tengo el íntimo convencimiento que se compra, se vende, se consume, se vive y se muere en toda la Argentina urbana con la droga como uno de sus elementos constituyentes pero, damas y caballeros… hay un pacto que el socialismo no supo hacer, después hizo mal, ahora es un huracán y la Región Rosario se comparte – a tiros – en sus mandatos, en sus decisiones, con los copropietarios, verdaderos partícipes de las decisiones: Los Monos”.

Hubo otra vuelta mas de tuerca al tema: “Rosario – hoy – cuenta entre sus socios al conglomerado delincuencial de Los Monos, sus competidores y los “dealers” y drogadictos sueltos. Esa es la tarea del porvenir. Desarmar esa sociedad. Con los socialistas y radicales creció. El gobierno peronista no ha podido detener el crecimiento”

Repito la apelación como habitante, eso escribí, esto pienso: Esa es la tarea del porvenir. Desarmar esa sociedad. Con los socialistas y radicales creció. El gobierno peronista no ha podido detener el crecimiento”.

Mensaje para Losada & Pullaro. Rosario canta esto que sigue: “Porque me tratas tan mal, me tratas tan bien. Sabes que no aprendí a vivir. A veces estoy tan bien, estoy tan “down”. Calambres en el alma. Cada cual tiene un “trip” en el bocho. Difícil que lleguemos a ponernos de acuerdo, de acuerdo de acuerdo. De acuerdo, de acuerdo”.

Cuando volvió la democracia lo escribió Charlie. Su título es nuestro pedido: no hagan eso, nunca hagan eso: promesas sobre el bidet.