Al coronavirus no lo votó nadie

La peste que azota al mundo y que cambió todo no fue un objetivo de la democracia. Ni de regímenes dictatoriales. Ni las tribus sub civilizadas de sitios semi escondidos. Nada. No es una conquista social, ni siquiera un atraso sino, aún sin resolver, una contingencia universal con resultantes diversas y diferenciadas, que nadie puede frenar, como tampoco resolver ( se insiste) y, tan siquiera, explicar racionalmente. Final abierto, excepción hecha del aventurerismo de los ensayistas que, en el periodismo, encuentran un tema para ganarse el pan. El coronavirus alimenta a los “ganapanes” y eso, ay, también es inevitable.

Parados en el sur de la provincia de Santa Fe hay un remedo de “aduana interior” en las rutas que vienen de sitios con mas porcentaje de infectados pero todos sabemos que, así como no lo votó nadie está claro que tiene incidencia total en la sociedad y que la diversidad del ataque proviene de las categorías de las defensas. Se menciona el número de infectados dentro de la Salud Pública. Dos cuestiones. Este es un tema de salud. Profundo punto: este es un tema del Estado. Los Estados que descuidaron la Salud Pública están mas desnudos que aquellos que la atendieron.

PENSANDO AL RIVAL

En el sur de la provincia el titular del ejecutivo municipal, Pablo Lautaro Javkin es un animal político. Ejecuta política de Estado en Salud, pero no descuida el vértice de esta cuestión: el Palacio de los Leones.

En estado de Default virtual e indefensión ante los acreedores, la anterior autoridad, la “nicoleña” Mónica Haydeé Fein le despejó el camino. No hay quejas del socialismo ni las puede haber, lo suyo fue desastroso, hay apoyos de radicalismo, tímidos movimientos del peronismo y los Sueltos, como los Pro, buscan un resquicio. No lo hay. La pandemia no la votó nadie, pero decide sobre el total.

Los mediáticos (Cozzoni, Rueda,Poy) no van mas allá de un comunicado. Llegron por su fama y la peste no entiende las cosas de ése modo. Los históricos (Cardozo, Norma López) saben que hay que dejar que se asiente esta cuestión y evaluar los costos del desastre. Las aliadas directas (Schmuck , Irízar) tienen distintas tareas. La titular del Concejo (María Eugenia Schmuck) pilotea esa fábrica que imaginaban co gobernando y se encuentra, ella, a merced del alcohol en gel y la lavandina y Verónica Irízar, la que perdiera la interna con el actual intendente, sin otro sitio que “la Usina”, de la que todavía nadie habla. Roy López tiene, por pedido de la otra franja del Pro, una censura mediática llamativa.

“La Usina” es la fábrica de ideas donde se reúne Roberto Miguel Lifschitz y los suyos. Reincorporaron a “los suyos” al mas importante estratega que tuvo el socialismo electoral y legislativo: Rubén Darío Galassi. Tiene sitio en la Cámara de Diputados y vida en Santa Fe ciudad…con teléfono abierto hacia la provincia.

Para que no queden dudas. En Rosario, como en Santa Fe, el radicalismo tiene todos los teléfonos abiertos, hablan con tantos a la vez que el bochinche no deja escuchar las verdaderas voces. Ya llegarán.

En este panorama “el rival” de Javkin no existe. No es el peronismo tan difuso, ni es el socialismo tan caído ni el radicalismo, tan convenientemente cerca del calor de la intendencia. Algo sucederá mas allá de enero del año que viene, cuando todo esté decidido y se larguen las carreras por los cargos y los porcentajes, pero la distancia que hoy existe entre Javkin y “la oposición” es muy grande. Javkin lo negará y hace bien, pero lo llaman de Balcarce 50, de la Casa Gris, desde el Congreso Nacional y desde las jefaturas de los entes autárquicos que, en la situación de miseria de la región quieren, a cambio de una sonrisa en una foto, entregar los dineros que la Región necesita.

Nota al margen: Alberto Ángel Fernández, el porteño, tiene un recorrido político similar. Hablo de Oposición. MM no existe(el Mauri) y sus verdaderas oposiciones son internas y de poder de fuego en la chequera. El poder territorial es de los Gobernadores, que son todos, todos ATN Dependientes. Alberto Ángel Fernández, el porteño, llegó por una decisión unipersonal (“Cristina me ha preguntado si quiero ser Candidato a Presidente…)

El Coronavirus exige un mando.Javkin es uno. Fernández es otro.

EL GOBERNADOR NI/NI

El Gobernador Omar Ángel Perotti es rafaelino. No es de la burocracia patricia santafesina y el sector Centro Norte, ni de los armados socio / económico /políticos/ empresariales del sur. Es un “Ni /Ni.

La Gobernación que abatió al socialismo después de 12 años de poder sureño, fue también un acuerdo de partes. Allí están nombres cercanos tanto a María Eugenia Bielsa, como a Agustín Rossi. No tiene influencia directa (ojo, directa es la palabra escrita) el gobierno nacional y los “perucas boys”

El Gobernador Omar Ángel Perotti si que tienen oposición. Es mas, mucho mas. Al no ser específicamente santafesino y administrativista tiene por allí esos chisporroteos en la histórica capital de la provincia. Al no ser del sur no tiene aquí, en Región Rosario, ropa, zapatos, casa y comida … para todos los días que termine cansado de la política de gestión, la partidaria y la territorial (eso pasaba con Binner, Bonfatti y Lifschitz)

Esto que destaco (es un ni/ni) es bueno y es malo. Si debe depender de raíces e influencias históricas no son las suyas sino que están antes de Perotti, como el Puente Colgante y la iglesia Inmaculada allá y el Monumento acá y si las precisa para gobernar no duerme tranquilo. Si debe decidir sobre el futuro de la provincia, que eso es lo que se le pide entonces, es al revés, decide lo que cree conveniente para todos sin pensar en parientes y duerme tranquilo. No le debe nada a ningún pariente de la Administración o las mesas “rosarigasinas” de negocios.

Tal vez deba explicitarse mas esta situación. Javkin tiene el territorio del sur. No tiene montes en su campo. Todo llanura. Lifschitz no lo molesta y Perotti no es de estos pagos. El coronavirus y gobernar, en ése orden.

Fernández no tenía nada y tiene todo. El coronavirus y gobernar, después se verá que pasa con los chicos y las chequeras. El futuro está en esos chicos y esas chequeras

Perotti tiene que gobernar… después del coronavirus. El futuro tiene un pasado. Lole/ Obeid por 16 años fueron ciudad de Santa Fe al 100%. Binner/Bonfatti/Lifschitz por 12 años fueron sur/sur, aún cuando Hermes, como antes Don Carlos, era de aquel lado del Salado y con altísimo enclave sureño.

Al coronavirus no lo votó nadie, pero gobierna en todo el país de un modo absoluto y diverso. Si se mira bien, también es un ni/ni porque ni te olvida ni te perdona, ni te libera ni te ata… vos elegís como pararte (como votar tu vida) ante su presencia.

Cuando la prioridad es la vida propia y de todos no hay oposición en serio, no corresponde. Algunos no entienden el juego. No lo votamos pero, la verdad la verdad, eso importa muy poco. No hay vacuna ni alianzas extrapartidarias. Algunos no lo advierten, esos son los peligrosos. En el juego de los ni/ ni queda una cuestión: ni presupuesto ni plata en la caja. Todo coronavirus.