23 de setiembre – Papelitos en el bolsillo

por BigoteAcosta en La peste en mi pago

Por aquello del demasiado encierro y el poco paseo algunas prendas se van quedando en el ropero, como la guitarra de la canción. La llegada del equinoccio tibio al Hemisferio Sur obligó –  agregado a la fiaca, la abulia y el nada que hacer cuando no hay nada que motive el dentro y no arregle el fuera (el in side y el out side) – a que mirásemos las prendas propias del veranito que alguna vez tendremos… si es que alguna vez salimos. La primera condición de dichas prendas, después de seis (6) meses de Peste en mi Pago es estomacal. La mucha comida, el sedentarismo y la culpa de los demás, que incitan a comer, lleva la cintura a otras dimensiones. Un problema. Los colores, la moda, me quedará bien esto ahora… con que podría usarlo… es la suma de dilemas intestinos frente al espejo. Otro problema. No cuesta nada probarse una guayabera caribeña y una liviana campera de lino que allí, en el ropero y sin ser guitarras, estaban colgadas desde el verano pasado cuando, como siempre, Mar del Plata era el eje de los días. Las manos en el bolsillo, el rápido giro frente al espejo confirmaron [...]